Todas las cocinas de leña Lacunza están fabricados en hierro fundido de alta calidad y fabricados de acuerdo  a la normativa europea de obligado cumplimiento, EN-12815. Las cocinas pueden ser de obra o cerradas, las primeras son aquellas que Lacunza solamente suministra el frente de la cocina con el horno y la encimera y el resto lo tiene que realizar un albañil especializado en el lugar donde vayamos a instalar la cocina. La cocina cerrada o terminada es aquella que sale de Lacunza ya acabada, es decir con los laterales, trasera, salida de humos ya colocadas, con lo cual solamente tenemos que conectarla a la salida de humos y funcionar.
Todas las cocinas van equipadas con horno en la parte derecha, salvo la cocina Vulcano 4 que  no lleva horno. Dicho horno puede ser de chapa esmaltada en negro o de inoxidable. La puerta del horno es en la mayoría de los casos de cristal templado de alta temperatura. El hogar, situado siempre a la izquierda, vista frontal, está fabricado en ladrillo refractario con parrilla en fundición.
La salida de humos en todas nuestras cocinas es de 150 mm y está situada detrás del horno.
Las encimeras pueden ser de hierro fundido o con vitrocerámica que incorpora protecciones en la parte inferior, salvo en los modelos que incorporan de serie la encimera vitrocerámica.
Hay que recordar que siempre a la hora de instalar una cocina cerca de muebles de madera debemos dejar una distancia de seguridad de entre 5 y 10 cms. Lacunza tiene como solución a este problema unos aislantes laterales en hierro fundido esmaltado en  negro como las cocinas y de 7 cms. de ancho.