La teja es una pieza con la que se forman cubiertas en los edificios, para recibir y canalizar el agua de lluvia, la nieve, o el granizo. Hay otros modos de formar las cubiertas, pero cuando se hacen con tejas, reciben el nombre de tejados. Pueden estar fabricadas de diferentes materiales como cerámica, hormigón, vidrio, fibra… Las más utilizadas son las tejas cerámicas y las tejas de hormigón.

TEJA CERÁMICA:

La teja cerámica es un producto de barro cocido fabricado mediante un procedimiento de extrusión o prensado utilizado para el recubrimiento de las fachadas inclinadas. Desde el punto de vista de la durabilidad del material, la teja cerámica es “eterna” y proporciona unos beneficios claros en aquellas construcciones donde se instala, determinados en mayor o menor medida, por la naturaleza del material, la forma y el acabado de las piezas y su correcta colocación. Para su correcta instalación es necesario que las cubiertas tengan una inclinación mínima. La inclinación de la cubierta dependerá de factores como la longitud del tejado y la zona geográfica donde se ejecuta la obra.
Entre sus principales características destacan:
-La protección a las cubiertas de los fenómenos climáticos.
-Aislamiento térmico y acústico, resistencia a las heladas y al fuego.
-La estanqueidad que ofrece a las cubiertas.

La teja cerámica es un producto que posee algún pequeño grado de permeabilidad. Las normas internacionales piden que los valores de permeabilidad sean suficientemente pequeños como para no generar inconvenientes a las cubiertas. En este sentido, es imposible decir las causas sin analizar cada caso en particular. Sólo cabe aclarar que los problemas constructivos (canalones o gargantas defectuosos) y las pendientes demasiado bajas son los factores que normalmente afectan la estanqueidad de la cubierta. Aún cuando un techo esté perfectamente construido, la humedad del aire podrá tener acceso a su interior. Este es un fenómeno siempre presente y técnicamente inevitable. Por lo tanto, la ventilación se convierte en el elemento primordial a esos fines, lo que se consigue disponiendo una cámara de aire debajo de la cubierta lo que permite que el agua que se condense pueda ser eliminada de los estratos interiores del techo.
Existen tres tipos de teja según su forma:

-Teja curva:

Aquella teja en forma de canalón y con un perfil totalmente curvo.

-Teja mixta:

Aquella teja con un perfil curvo y plano.

-Teja plana:

Aquella teja con un perfil totalmente plano

TEJA DE HORMIGÓN:

Al igual que las tejas cerámicas, las tejas de hormigón son un elemento de cobertura para los tejados de las edificaciones con una determinada inclinación. Pueden ser con perfil plano u ondulado.
Encontramos ciertas diferencias con la teja cerámica:
-Las tejas de hormigón brindan mayores facilidades para su colocación, debido a la regularidad de sus formas, al solape variable y a la menor cantidad por metro cuadrado.

-La teja de hormigón es especialmente apropiada para soportar inclemencias climáticas tales como heladas, nieve, granizo, etc.

-Estéticamente, la teja de hormigón es más rústica que las cerámicas, lo que se observa en su textura más rugosa.

¿SABÍAS QUE?:

El empleo de tejas para cubiertas se atribuye a los griegos, que utilizaban placas de cerámica delgada y ligeramente curvada.