-El mortero seco es un compuesto formado por conglomerantes inorgánicos (cemento, cal), áridos y aditivos que mejoran las cualidades del producto (plastificantes, hidrofugantes, aireantes,…)
Para su utilización solo es necesario mezclarlo con agua, obteniendo una pasta fresca y homogénea.
-El hormigón seco está formulado con conglomerantes hidráulicos (cemento), áridos (gravas, arenas,…) y aditivos (superfluidificantes, plastificantes,…) que proporcionan al producto una gran docilidad, plasticidad, fluidez y trabajabilidad.

USOS:

-El mortero seco de albañilería tiene un gran campo de aplicaciones: muros, obra vista, enfoscados-revocos, colocación de tejas, solados,…
-El hormigón seco tiene un amplio espectro de usos:
canalizaciones, pavimentos, rellenos, pequeñas reparaciones,…

TIPOS DE MORTERO SECO:

Los morteros se clasifican principalmente según su resistencia: el M-5 (5 N/mm2) y el M-7,5 (7,5 N/mm2) son los tipos más utilizados. Pueden ofrecer características adicionales (hidrófugo principalmente).

TIPOS DE HORMIGÓN SECO:

El hormigón seco se clasifica principalmente por su resistencia: el H-20 (20 N/mm2) y el H-25 (25 N/mm2) son los tipos más utilizados. También se pueden clasificar en función de características específicas (si se busca una menor densidad o una característica de aislamiento,…)

APLICACIONES DEL HORMIGÓN SECO:

Para pavimentos, cimentaciones, rellenos, canalizaciones, pequeñas reparaciones, fábrica de muros, tabiques de hormigón…
No se recomienda el uso para aplicaciones estructurales.

CERTIFICACIONES:

Morteros:

Es exigible el marcado CE en estos productos, aplicándose la norma UNE-EN 998-2.

Hormigón seco:

Es exigible una declaración de conformidad por parte del fabricante, así como la ficha técnica y la ficha de seguridad del producto.